tierra de eclipses // rahu y ketu

los eclipses siguen causando el mismo revuelo que hace siglos y siglos. algo pasa en el cielo y en la tierra pero no se sabe muy bien qué. un juego de sombras entre la Luna y el Sol con la tierra de por medio. algo así como un jaque que va marcando y definiendo los tiempos y la historia. los eclipses abren el tiempo, son momentos donde se superponen los planos inconscientes con el plano consciente, frente a frente. tenemos tendencia a olvidar, y los eclipses activan la memoria (que no sólo pasada, también futura). en estos ejes se crea, construye y destruye la memoria cósmica, colectiva e individual.

// Rahu y Ketu //

en las escrituras védicas es donde se encuentran las referencias más antiguas y extensas (y profundas) a estos dos puntos celestes. mitológicamente son Rahu y Ketu, dos partes de un mismo daimon con forma de dragón serpiente que fue cortado en dos por querer apropiarse del elixir de la inmortalidad /amrita/ que Vishnu ofrecía a los devas y entidades planetarias ⚛ el Sol y la Luna descubrieron al daimon y Vishnu espada en mano lo partió en dos. pero ya había probado unas gotas del elixir y así quedó, eternamente dividido en dos partes, cabeza y cola (cabeza de dragón y cola de dragón) 🐉 desde entonces el dragón partido en dos navega el cielo y dos veces en la trayectoria solar anual aparece y juega con el Sol y la Luna, al juego de las sombras y los reflejos, les hace jaque, y vuelve a desaparecer. Rahu es la cabecita del dragón, el primer eclipse que se produce, la trayectoria ascendente, llamado el nodo lunar ascendente, cuando el dragón aparece. Ketu es la cola, segundo eclipse, trayectoria descendente, nodo sur que desciende, y la cola del dragón, que vemos desaparecer.

este eje, que podríamos definir como la trayectoria del dragón, es algo así como dos puertas que se van moviendo en el cielo, siempre presentes, pero dormidas la mayor parte del tiempo. en el momento en que los eclipses se realizan, las puertas se abren. Sol y Luna conversan y dejan paso al dragón daimon que como un rayo ilumina este eje. el dragón devora lo que encuentra, enciende con su llama todas las puertas y se lleva consigo lo que se pone en su camino.

// ahora, Ketu //

cada ciclo es diferente, y ahora se cierra uno importante. Ketu tiene toda la fuerza. último eclipse en los signos de acuario//leo y la Luna plena que muestra todo el camino de salida, sobrevuela la cola de dragón, conversa con ketu. los meses de eclipses producen siempre algún tipo de estampida. en algún lugar de nuestras vidas y de nuestros cuerpos vemos la estela del dragón que pasa y abre. se solapan y se abren los mundos de la conciencia, esfera solar, y los mundos nocturnos e inconscientes, esfera lunar. nos encontramos en medio de ambos mundos. y de alguna manera nos toca esta llama, este elixir inmortal, que crea y destruye allí por donde pasa.

// historia colectiva, historia individual //

cada mapa, cada alma y cada cuerpo, según su configuración individual va a vivir la apertura de los eclipses de manera propia y diferente. estos momentos definen además la construcción y la destrucción de las memorias colectivas, el fractal micro//macro còsmico. con este eclipse se cierra el ciclo de signos fijos, con toda la fuerza en acuario//leo. una revisión explosiva y caótica a las estructuras que consolidan nuestra vida, las bases, los cimientos sobre los que durante un buen período de tiempo se han apoyado y sustentado una buena parte de nuestra vida, de nuestra corporalidad. desde el plano emocional, es decir, con total subjetividad, asistimos a aquello que está transmutando, terminando, mutando a algo nuevo, nuevo sistema, nueva vida.

el diálogo planetario con el eje del dragón viene determinado por Urano y Saturno que aspectan a la línea del Sol y la Luna. se rompe la seguridad. y para más intensidad, tenemos en el polo lunar la conjunción con Marte, lo puede hacer de manera explosiva.

la imagen es algo así como una torre que se desploma delante nuestro sin que podamos hacer mucho por evitarlo. entregarse a la lucha de querer controlar, contener y/o proteger lo que cambia, se destruye es como querer coger el dragón por la cola y seguramente salir despedidos de la fuerza del daimon, evidentemente superior a la nuestra. observar y despedir aquello que se cae es más inteligente. agradecerlo y bendecirlo es conectar con el amor y la vida que ahora se muestra a través esta torre que arde y se desploma. lo que viene, lo que se vive más allá de la lucha, es un estado de vacío, de descontrol controlado por el cøsmos. la paz, la creación, ahora surge de este estado de vacío

// aprende cosmología //

interpretar el cosmos es un conocimiento que llevamos en la biología, que forma parte de un recuerdo, de la porción de cosmos que cada individuo lleva consigo. reconocerlo es abrir puertas a muchos mundos en este
.formación presencial en barcelona y otras ciudades
.workshops online

// sesión individual para conocer tu carta //

aquí puedes ordenar un estudio online o presencial de tu carta natal, ver tus estrellas, tu propia constelación, tu microcosmos.